20 de mayo de 2018

ROSARIO: El Concejo contra el tarifazo.

Reclamo de sectores productivos 
El Concejo contra el tarifazo 
Por Silvia Carafa 
20/05/2018 
Desde el cuerpo de ediles se promovió una declaración de apoyo para que la Cámara de Senadores termine de darle legalidad a la ley que busca frenar el aumento en los servicios sociales.
Una Declaración de beneplácito para la media sanción que los diputados nacionales dieron a la rebaja de servicios públicos y de aliento a senadores para que la conviertan en ley, activó un extenso debate en la última sesión del Concejo. Si sólo era dar una muestra de apoyo, única medida en su incumbencia, ¿por qué se discutió más de dos horas? Por el profundo cariz ideológico de la sencilla medida legislativa que terminó aprobada por 18 votos a 9.
La saga comenzó el lunes cuando la Multisectorial contra los tarifazos visitó la Comisión de Servicios Públicos del Concejo buscando el apoyo de los ediles al proyecto de ley de emergencia tarifaria, que ya tiene media sanción en Diputados. La norma que busca retrotraer las tarifas de los servicios públicos cuyo aumento cambió el humor de los argentinos, espera ahora completar su trayectoria en el Senado la semana próxima.
“Apoyamos la iniciativa de la Multisectorial porque notamos que la situación del entramado productivo y comercial de Rosario y la región es cada vez más compleja”, explicó Eduardo Toniolli (PJ), como portavoz de la medida que también firmaron Osvaldo Miatello (Compromiso con Rosario), Enrique Estévez y Verónica Irízar (bloque Socialista), Lisandro Zeno (Demócrata Progresista) y Roberto Sukerman y Norma López (FpV).
Cuando el tema llegó a la sesión semanal, encendió un debate de más de dos horas del que además de Toniolli, López y Sukerman, participaron Juan Monteverde y Caren Tepp (Ciudad Futura), Germana Figueroa Casas y Agapito Blanco (Cambiemos), María Fernanda Gigliani (Iniciativa Popular) y Marina Magnani (Unidad Ciudadana).

Ideología

Cada grupo social o clase proyecta una ideología, una visión general de las cosas. La razón es que la cabeza piensa a partir de donde pisan los pies. Si alguien tiene los pies en la favela, tiene una cierta idea del mundo y de la sociedad. Si alguien tiene los pies en un apartamento de lujo junto a la playa, tiene otra idea del mundo y de la sociedad. Conclusión: no sólo el individuo, sino también cada grupo social o clase, elaboran inevitablemente su visión de la vida y del mundo a partir de su lugar social”. La cita pertenece al teólogo brasileño Leonardo Boff, y su impecable manera de poner la definición al alcance de todos.
En ese sentido, Toniolli subrayó: “La discusión es si los servicios públicos son un bien social o si son un bien más del mercado”. No hace falta aclarar el sesgo estructural que tomó el debate, cuestión absolutamente pertinente en un Legislativo. “Cuando hablamos de bien social hablamos de los insumos para que funcione un hogar”, aseguró el edil, y anotó a la producción y el comercio en criterio similar.
Toniolli consideró que lo votado por la cámara baja, “conjuga una mirada que intenta poner en un cauce racional la discusión en torno al acceso a los servicios públicos, en última instancia es una discusión sobre el Estado”.
Para el edil, la Declaración votada “intenta sacar la soga del cuello a cientos de pymes de la ciudad de Rosario que tienen en sus manos el empleo de trabajadores”, afirmó. La Multisectorial, que ocupaba la barra, refrendó con el primero de los muchos aplausos que dio en la tarde del jueves.
Quiero saludar a los integrantes de la Multisectorial que fue pionera en el país y viene haciendo un arduo trabajo de contención de los sectores productivos de Rosario, almaceneros, panaderos, heladeros, pymes y comerciantes, los grandes dadores de empleo genuino en nuestra región”, dijo Norma López.
Adónde van los recursos, es lo que estratégicamente nuestro país debe debatir, qué sociedad puede tolerar un sistema fiscal donde los grandes generadores de inclusión se ven afectados con el cercenamiento de los subsidios que significan salario indirecto”, se preguntó la edila.
Para Sukerman, “el rol del Estado debe ser articulador de la economía y estar cerca de los sectores más vulnerables, pero el gobierno nacional es todo lo contrario: genera política de ajustes que golpean al desarrollo”. En relación con esta afirmación, destacó que la Multisectorial “reúne en un mismo ámbito a los distintos trabajadores y empleadores, esto habla a las claras de que este modelo está generando un grave daño al tejido productivo”.
Además, destacó la madurez de la oposición en unificar sus proyectos. “Pedimos que los sectores que aún no están acompañando estas medidas se pongan a pensar y unifiquemos las fuerzas para frenar lo que está pasando”, insistió Sukerman.
Al terciar en el debate, Monteverde señaló que “las tarifas, los subsidios y los recursos energéticos, son el corazón del modelo neoliberal en la Argentina”, y que “el gobierno lo sabe, por eso lo defiende a ultranza más allá del costo político”, y fustigó: “Pasamos de un 2 a un 15 por ciento de la población que gasta más del 10 por ciento de sus ingresos en pagar servicios básicos.
Proponemos incorporar en la Reforma de la Constitución de Santa Fe, el concepto de Asignación Universal Energética, es decir: la cuota mínima que necesitamos para vivir en condiciones dignas y que debe garantizar el Estado en forma gratuita”, explicó Monteverde. Y apuntó, además, al concepto en boga de que “muchos creyeron que la energía era algo que se daba gratis”. “Hoy escuché el llamado de una oyente a una radio que decía: «¿Hasta cuándo vamos a pedir que nos sigan regalando las cosas?» Eso me dio mucha tristeza, porque salgo a la calle y no veo regalos, veo gente que se levanta temprano para ir a un trabajo que le pagan mal, gente se rompe el alma para tener lo que tiene”, enfatizó, el edil.
Germana Figueroa Casas fue quien respondió desde el bloque Cambiemos. “Es un tema muy difícil, pero también tenemos que ver cómo llegamos hasta acá. El congelamiento de tarifas que se hizo durante mucho tiempo, lo que logró fue que Argentina, de ser un país exportador de energía, pasó a ser importador”, dijo la edila, que además cuantificó la medida: “se perdieron más de seis mil millones de dólares en la balanza energética, sin reserva y una ola de subsidios dilapidados. ¿Es equidad que en Puerto Madero pagaran diez veces menos que en Santa Fe?, ¿o equidad es generar la tarifa social?”, interrogó la edila.
Presentamos un proyecto para que se saquen las Tasas que están recargando la energía que pagamos todos”, dijo Figueroa Casas. Y recordó que el gobernador Miguel Lifschitz firmó el consenso fiscal sobre el tema. Además, aludió a otra iniciativa para que la Municipalidad adhiera a la Ley de Pymes del Gobierno Nacional. “Lo que planteamos es el rechazo a esta Declaración y hagamos algo desde lo que podemos hacer”, concluyó.
Gigliani y Magnani también fueron parte del debate donde no faltaron datos históricos que incluyeron a Enrique Mosconi, Hipólito Yrigoyen y hasta Juan Domingo Perón, que depuso el poder bajo amenaza de que explotaran la destilería de Dock Sur. Sólo a modo de ejemplo, de la importancia estratégica de los recursos en discusión.

Doble vara

En 2014, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner aumentó un 30 por ciento la tarifa energética y Juan José Aranguren lo consideró un tarifazo. En la actualidad, en su rol de ministro, los aumentos ya rondan el 1.600 por ciento.
Fuente:RedaccionRosario

ROSARIO: La justicia ordena más diálogo en el conflicto de República de la Sexta.

20 de mayo de 2018 
La justicia ordena más diálogo en el conflicto de República de la Sexta 
Frenar desalojos y palazos 
Lo pidió una jueza que hizo lugar a un amparo presentado por vecinos que no quieren ser relocalizados. Además se denunció que una joven fue "secuestrada" cuando iba a llevar documentos. Por José Maria Maggi
Muchas familias no quieren irse por el proyecto urbanístico. 

Imagen: Sebastián Granata
La jueza civil y comercial Verónica Gotlieb hizo lugar al recurso de amparo interpuesto por el abogado de 18 familias del barrio República de la Sexta, cuyas propiedades están afectadas por la relocalización de más 300 familias de la zona. Salvador Vera explicó a Rosario/12  que el recurso de amparo -que implica generar una mesa de diálogo para la semana que se inicia- "solicita que la justicia intervenga para que se garantice de una manera rápida y efectiva el derecho de posesión y uso del terreno y la vivienda de quienes ocupan esas tierras desde hace dos, tres, cuatro y hasta seis décadas. Pedimos que se garantice el hábitat para niños  y discapacitados, vecinos de esta zona, y que cesen los intentos de desalojo administrativos y los procedimientos policiales violentos, como los vividos el último miércoles, sobre los vecinos que resisten este traslado forzoso", explicó Vera. El letrado, con amplia experiencia en casos de violencia policial, denunció además un hecho grave: el lunes mientras se producían los primeros roces con la policía que pretendía cercar un predio abierto del mismo barrio "una joven mujer que iba a acercarme la documentación con las firmas de los vecinos para presentar el amparo, fue subida por un grupo de personas a bordo de un vehículo. Se identificaron como policías que la llevaron hasta la zona oeste, a Mendoza y Donado, para supuestamente realizar un operativo, del que debía participar como testigo, pero que nunca se realizó. Con el correr de las horas los supuestos efectivos le reclamaron que entregara los documentos, sin explicar demasiado", aseguró Vera. La joven fue liberada por la tarde y quedó muy atemorizada, por lo que aun no asentó la denuncia judicial.
- ¿Qué se intentó hacer el miércoles en el predio en litigio?
- El miércoles último fueron funcionarios del Plan Abre y de Hábitat a intentar ingresar en parte del predio para comenzar a instalar el obrador. Esto provocó la resistencia de los vecinos por la ausencia de todo ámbito institucional con los vecinos donde poder arribar a un acuerdo. Más aún el miércoles ya había sido presentado el amparo para cesar los procedimientos policiales e impedir el inicio de obras. Aún así avanzaron con un procedimiento policial muy violento que terminó con vecinos heridos" sostuvo Vera.
En rigor el proyecto completo incluye la reubicación de unas 350 familias que habitan la zona de la barranca desde calle Berutti hacia avenida Belgrano, por lo cual la Universidad Nacional de Rosario tomara posesión efectiva del predio. La ampliación de aquella última arteria afecta a varias familias, así como también genera nuevas radicaciones la construcción de varios edificios de departamentos en la zona de Esmeralda y La Paz, donde irán a vivir las familias relocalizadas que acepten.
- ¿Cómo fue la negociación con las familias afectadas?
- La negociación con los vecinos fue nula hasta la presentación del gobernador, la intendenta y el rector de la UNR. Recién entonces hicieron un censo, camuflados entre personal del IMUSA (Instituto Municipal de Sanidad Animal), argumentando un operativo de castración de mascotas. Así censaron al grupo poblacional del barrio y marcaron las viviendas que iban a ser afectadas. Luego se reunieron con los vecinos y las instituciones del barrio en el club Arizona,a los fines de brindar precisiones del proyecto. En verdad este plan de urbanización no ha tenido en cuenta a los vecinos y no ha tenido discusión ni consensos, por eso hablamos de traslados forzosos. Estos son desalojos administrativos según Naciones Unidas, porque se hacen mediante intimidaciones, amenazas y se termina forzando a los vecinos sin tener consenso.
- ¿Que ha resuelto la jueza Gotlieb?
- Lo que decidió la jueza es darle curso al amparo, la apertura del mismo y correrle traslado al gobierno provincial y municipal. Cuando contesten la demanda se va a constituir una mesa donde se van a mediar las posiciones. Concretamente la apertura de este amparo significa que se judicializa el conflicto, por lo cual cualquier intento de avanzar de parte de las autoridades implica todo un acto de ilegalidad y arbitrariedad, que es rechazable como una conducta delictiva, tal como lo es intentar un procedimiento policial sin tener una orden escrita de una autoridad competente. Esto es lo que pasó el miércoles, en el que hubo vecinos lesionados, y estas son las conductas que se deben evitar. Por eso fuimos a la justicia a resolverlo, cuando debió haber sido el propio gobierno provincial el responsable de hacerlo. Nunca se le dio en este tiempo intervención a la Defensoría de Niños, a la Defensoría del Pueblo, ni a la Dirección Provincial de Discapacidad. Lo que pasó es abiertamente ilegal y arbitrario.
- El objetivo señalado para esta urbanización es la mejora en las condiciones del barrio. ¿Ustedes no lo creen?
- Por lo declarado por las máximas autoridades, hay un objetivo que es liberar un espacio sobre la barranca que da a avenida Belgrano y que forma parte de un espacio de un terreno de muy elevado costo. Posiblemente haya algún proyecto que en este momento no se pueda declarar, porque resulte incorrecto, pero lo cierto es que el único objetivo de la reurbanización no es mejorar las condiciones de vida de los vecinos de República de la Sexta porque lo hubiesen acordado. Lo que se hizo directamente es comunicar una necesidad de despejar ese espacio y el traslado forzoso, y la forma elegida fue la violencia policial. El objetivo final de este proyecto no aparece todavía en los discursos. 
Fuente:Rosario12

ROSARIO: La Vigil: un espacio de memoria que no para de crecer.

Patrimonio 
La Vigil: un espacio de memoria que no para de crecer 
Por primera vez en tres años hay lista de espera para que las escuelas la recorran y se conozca la historia. Desde la comisión directiva insisten en que además de los crímenes contra los integrantes la dictadura hizo un genocidio cultural 
19 de mayo de 2018
Candela Ramírez
En una sala con mesas grandes y rectangulares, el barullo de los bancos moviéndose y las charlas es interrumpido por Natalia García. “Los libros se pueden y se deben tocar”, dice la docente e integrante de la comisión directiva y da la bienvenida a los alumnos y alumnas de la escuela Gabriela Mistral de barrio Fisherton que están por recorrer los siete pisos de La Vigil. Sobre las mesas hay libros de Juan L. Ortiz, Juan José Saer, José Hernández y publicaciones de tapa dura de Editorial Biblioteca. Las fotografías invitan a abrirlos. El olor a libro viejo también. Algunos chicos repasan las hojas, otros los tocan y huelen. Mientras charlan con García empiezan a enterarse de que en el edificio de Alem y Gaboto funcionó mucho más que una biblioteca. Están en un espacio de memoria que fue intervenido por la dictadura y muchos de sus integrantes hoy figuran como desaparecidos.
Distinto a una escuela de mecánica o un taller, La Vigil también fue lugar de un delito de lesa humanidad poco conocido: la quema de casi 50 mil libros. Desde 2015, cuando la provincia la incorporó como uno de los cuatro sitios de memoria de Rosario, la institución ofrece visitas guiadas abiertas al público y para escuelas primarias y secundarias. Este año y por primera vez el cupo está lleno hasta diciembre. Hay lista de espera de escuelas privadas, públicas y confesionales. El Ciudadano participó de una visita.

No solo de paseo

La recorrida empieza entre libros. Las maestras están paradas en la parte de atrás del salón y siguen las palabras de García, que además es investigadora de Ciencias de la Educación de la UNR. Cuando ella echa a andar las diapositivas los más distraídos guardan silencio y prestan atención. Relata cómo un grupo de jóvenes se interesó en la década del cincuenta en la vecinal del barrio. Un tiempo después serían parte de la comisión directiva de una de las instituciones más importantes del país, tanto cultural como financieramente. García hace hincapié en lo económico. Algunos chicos toman el dato. Otros tardan más, pero escuchan atentos, tratan de contestar las preguntas y miran a las maestras que los acompañaron. También sueltan exclamaciones.
Las diapositivas preparadas para las visitas guiadas muestran la historia de La Vigil antes de la intervención en 1977: el jardín de infantes, la escuela primaria y secundaria, la famosa rifa que llegó a ser nacional. Mientras pasan las imágenes, García narra como un cuento: Había una vez un grupo de amigos. Ninguno pasaba los 16 años y decidieron involucrarse en la vida de la vecinal de Tablada y Villa Manuelita. Uno de los más activos fue Albino Serpi. En 1954 formaron la subcomisión de la biblioteca de la vecinal. Dos años más tarde lanzaron la primera rifa en cuotas. Tres años después crearon la Asociación Civil Constancio C. Vigil en homenaje al escritor uruguayo, autor de La Hormiguita Viajera y El Bosque Azul. En 1976, a 20 años de que Serpi y los demás fundadores se acercaran a la vecinal, La Vigil tenía 20 mil socios y 60 mil libros.
García avanza en la historia y los chicos escuchan. El 25 de febrero de 1977 la dictadura intervino lo que ya era la Biblioteca Constancio C. Vigil, Social, Mutual y Cultural. Ramón Telmo Alcides “Rommel” Ibarra se presentó como asesor pedagógico del Ministerio de Educación de la Nación. No lo era. O al menos no era su objetivo principal en La Vigil. Trabajaba para el Servicio de Informaciones del Ejército. Con él llegó la patota del ex jefe de la Policía rosarina, Agustín Feced, la Marina y un grupo de civiles. Eran contadores, abogados y escribanos, “el brazo fundamental para el desarme y robo descomunal”, como lo describe García. Luego, el Ejército reemplazó a la Marina, pero los civiles siguieron con la intervención.
García mantiene la atención de los visitantes y sigue. Cuenta que, previo a esta intervención, la Vigil ya había sufrido amenazas de Alianza Anticomunista Argentina, el grupo parapolicial más conocido como Triple A.
En mayo de 1977, la dictadura secuestró a ocho miembros de la comisión directiva. Estuvieron detenidos como desaparecidos y fueron torturados durante meses. García y Roberto Frutos, tesorero de La Vigil e hijo de uno de los detenidos, cuentan que después “los largaron bajo una libertad vigilada”.
García vuelve a hablar de los económicos. La intervención de la dictadura quitó lo que la biblioteca había conseguido en 20 años. Rompieron y quemaron libros, vendieron muebles y robaron materiales para la remodelación del teatro como calefacciones, un piso para el escenario y nuevas luces. Bajo la excusa de “problemas financieros que atravesaba” después del Rodrigazo, la dictadura cívico militar puso en marcha un saqueo que no paró aún con la vuelta de la democracia. García y Frutos hablan de genocidio cultural. Después de décadas de pelea, La Vigil recuperó la personería jurídica y un número de registro en el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) y en la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares.

El conocimiento pasa por el cuerpo

“¿Qué libros estaban prohibidos?”, pregunta García a los visitantes. Rápido y fuerte, uno de los alumnos responde: “Las Torres de Cubo”. Las maestras y la guía se sorprenden que sepa de la obra de Laura Devetach. García sigue y cuenta del robo al lente del observatorio astronómico que estaba en la cúpula del edificio. “¿Qué?”, gritan al unísono los chicos. Del salón suben las escaleras hasta la terraza, donde solo quedan recuerdos de lo que en algún momento fue el observatorio. Todos disfrutan la vista privilegiada al río Paraná como si estuvieran en el patio del recreo. Los alumnos juegan y sacan fotos. Apoyan los brazos en el borde y miran la ciudad. García rescata el momento y la alegría que les ve. “Los impacta el paisaje, el cielo enorme y alguna sensación de libertad. No sé, pero hay alegría y sorpresa de eso inesperado. Siempre pasa lo mismo en las visitas”, explica a
Cuando los visitantes suben o bajan las escaleras una serie de carteles con fotografías en blanco y negro muestran a socios, ex alumnos, bibliotecarios, docentes y miembros de la cooperadora. Hasta hoy figuran como desaparecidos. García les cuenta más de la intervención, pero ahora sobre las escuelas que llegó a tener La Vigil. Habla de oficiales armados por los pasillos, en interrogatorios y llamando a formar fila en el patio. Como si hubieran sido profesores de día y represores de noche. “¿Qué?”, exclaman de nuevo al unísono los visitantes. Durante el “proceso de reorganización nacional” el gobierno destruyó muchas cosas, pero se mantuvieron las escuelas. “Hubo un impartimiento del terror, algo que no pasó en otras instituciones de este tipo. Fue una militarización educativa. La idea era borrar el pensamiento crítico. Sostuvieron las escuelas para convertirlas en otra cosa”, explica García.

Memorias de subsuelo

De la terraza, la recorrida sigue en la planta baja donde está el teatro. Ahí charlan de las actividades que tiene La Vigil por semana. García dice que el teatro fue pensado como un lugar de formación profesional para actores y actrices. Hoy, aunque no pudo cumplirse ese objetivo, es una sala cultural importante del sur. En el escenario, un cartel con las palabras “Las Muertes” está colgado como parte de la puesta en escena de la obra “Los payasos muertos, no mueren”. Los alumnos lo miran al pasar mientras van al subsuelo. Adentro hay barro, está oscuro y la humedad es más espesa.
Los chicos juegan y perciben algo. Una de las maestras pide que no griten y se porten bien por la memoria de los que ya no están. “Se me pone la piel de gallina”, le susurra una profesora a otra cuando llegan al subsuelo. Jésica, Elizabeth, María Luján y las dos Patricias son maestras de la escuela Mistral. Acompañan la visita porque les interesa enseñar más que las tablas de multiplicar y las reglas sintácticas. Idearon un proyecto que se llama “Un pueblo con memoria” e incluye también una visita al Museo de la Memoria. “Un pueblo con memoria es democracia para siempre. Es muy importante la participación activa de los niños en el proceso de recuperación de la memoria colectiva”, explican. Ellas intentan que los chicos puedan saber más sobre las efemérides y valorar el patrimonio cultural popular. Sobre el proceso de recuperación de la memoria Natalia García y Roberto Frutos invitan a pensar qué historias se les cuentan hoy a las niñas, niños y adolescentes.
Al final del recorrido por el subsuelo sobrevienen, otra vez, fotos en blanco y negro de personas desaparecidas. Algunos chicos y chicas les sacan fotos. Caminan y encuentran un auto en desuso. Parece un Falcon verde, el auto usado por la dictadura para secuestrar personas. No lo es. El relato de García en la visita hizo que algunos pensaran que lo era. El auto, que en realidad no es un Falcon, está abandonado, sin utilidad y viejo. En La Vigil no saben todavía de quién era. Saben que está ahí desde 1978 pero no es un premio de la rifa nunca entregado. Es parte del misterio del subsuelo. Lo que sí sabe la comisión de la biblioteca es que fue el lugar donde los interventores quemaron libros. En particular, los que hizo la editorial Vigil. En el horno del subsuelo, que fue peritado por la Justicia, los interventores redujeron parte de los 50 mil libros que tenía La Vigil. Fue una de las biblioclastías -el delito de destruir los archivos literarios– más grandes del país. La comisión directiva cree que además pudo ser un lugar de paso para los detenidos antes de ser trasladados a los centros clandestinos. Sin pruebas, tampoco descartan que de hecho haya sido un lugar de tortura secreto.
Miedo. Todos los chicos y chicas coinciden en haberlo sentido en algún momento durante la recorrida. García opina que la humedad y la oscuridad de un edificio grande y aún sin domesticar generan ese clima. Araceli, una de las alumnas, vuelve sobre cómo los militares ponían en fila a los alumnos de aquel entonces para mostrarles las armas. Un compañero comparte que tuvo escalofríos al bajar de la terraza. “Está mal lo que hicieron”, dice. Otro va más allá y pregunta: “¿Dónde están esos hombres hoy?”
Durante la última dictadura, el Estado desapareció a miles de personas. También atacó a proyectos culturales como el de La Vigil. La comisión directiva sabe que la institución era un núcleo de pensamiento crítico. Por eso hablan de un genocidio cultural y ponen fuerza al decir que fue una dictadura cívico y militar. La intervención necesitó de contadores, abogados y escribanos. En la Vigil piensan que la causa donde la Justicia investiga los crímenes contra la institución y los miembros no es fiel a lo que pasó.
En La Vigil, como en otros espacios de Argentina, aún esperan saber qué hacer con los civiles que trabajaron para la dictadura. Esperan una señal de la Justicia. En la actualidad, hay periodistas y funcionarios que niegan el terrorismo de Estado. Coindice con el retraso en la Justicia en empezar nuevos juicios de lesa humanidad. También hay genocidas condenados a los que le otorgan la prisión domiciliaria. Para algunos es poco, como para Eduardo “Tucu” Constanzo que en marzo, a pocos días del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, violó la que pesaba sobre él para ir al mercadito del barrio. La otra cara de la moneda es lo que pasa al menos cuatro veces al mes en La Vigil. Es el primer año que no hay más cupos para las visitas hasta diciembre. Tienen lista de espera. En un contexto nacional donde algunos reflotan la teoría de los dos demonios, el edificio de Alem y Gaboto parece una pequeña trinchera de resistencia.

La causas aún sin consecuencias

La causa Vigil está dividida en dos expedientes. Uno sobre los delitos cometidos contra personas donde se investiga cómo ocho fueron privadas de su libertad en 1977. Forman parte del juicio Feced III que empezó el 5 de abril y fue suspendido tres veces. Incluye 155 violaciones a los Derechos Humanos. Entre otras, el secuestro de los miembros de la comisión directiva de La Vigil. La Justicia imputó a Carlos Ulpiano Altamirano, Eduardo Ugour, Julio Fermoselle, Héctor Gianola, Daniel González, Ramón Ibarra, José Rubén Lo Fiego, Mario Alfredo Marcote, Lucio César Nast, Ovidio Olazagoitía, José Carlos Scortechini, Ernesto Vallejo, Ramón Vergara y el sacerdote Eugenio Zitelli que murió el pasado 30 de marzo. Los delitos incluyen violación de domicilio y privación ilegítima de la libertad, amenazas, asociación ilícita y tormentos, todos en forma agravada y en la categoría de delitos de lesa humanidad. No prescriben.
Por otra parte, la causa tiene los delitos económicos contra la entidad. Están en un sumario en instrucción. Incluyen delitos de robo calificado, extorsión, estafas y otras defraudaciones. Tampoco prescriben por haber sido cometidos en el marco del terrorismo de Estado. Desde La Vigil dicen que esta parte está frenada hace dos años y la expectativa para que la situación cambie es baja, al menos en el corto y mediano plazo. En la comisión de La Vigil entienden que la Justicia los trata con frialdad. “La figura que utilizaron (de sumario) es inédita, pero puede ser un paso más a una reparación simbólica y material de este genocidio cultural”.
Fuente:ElCiudadano

VENEZUELA.

Venezuela elige su futuro 
A pesar de la presión impuesta por Estados Unidos y sus alfiles regionales, este domingo 20 de mayo millones de venezolanos participarán de una nueva jornada democrática y ejercerán, una vez más, el derecho a elegir a su presidente. Más de 150 veedores internacionales controlaran la transparencia de los comicios. 
Por Hector Bernardo 
May 20, 2018
Este domingo 20 de mayo, millones de venezolanos y venezolanas participaran de una nueva jornada democrática al acudir a las urnas para elegir a su futuro presidente. Más de 150 veedores internacionales controlaran la trasparencia de los comicios, que se transformaran en la elección número 25 desde que el chavismo llegó al gobierno, en 1998.  La derecha se dividió en dos sectores, uno participará de la disputa electoral, el otro decidió desconocer la voluntad popular y llamar a la abstención.
El actual mandatario y candidato a la reelección, Nicolás Maduro, encabeza las encuestas frente a los opositores Henri Falcón, de Avanzada Progresista (AP), Movimiento Al Socialismo (MAS) y Copei; Reinaldo Quijada, de Unidad Patriótica Popular 89; y Javier Bertucci, de Esperanza por el Cambio.
Por su parte, los miembros de Acción Democrática, Voluntad Popular y Primero Justicia decidieron no participar y llamar a la abstención.
Todo indica que Maduro pude obtener la mayoría de los votos y, teniendo en cuenta que la Constitución venezolana no prevé segunda vuelta electoral, ser reelegido para el período 2019-2025.  Además de elegir presidente, los venezolanos votarán por diputados para los consejos legislativos regionales.
Segundo en las encuestas se encuentra Henry Falcón, quién ya anunció que de ganar pedirá ayuda al Fondo Monetario Internacional.
“Hay que recurrir al FMI, a buscar financiamiento para Venezuela. Si hay que hacerlo con el Banco Mundial también y con el Banco Interamericano de Desarrollo, con el gobierno de los Estados Unidos. (…) Venezuela debe insertarse en la comunidad de naciones en las condiciones de competitividad”, señaló Falcón.
La mayoría de los analistas indican que la participación será masiva, a pesar de la gran campaña lanzada por un sector de la derecha local y de Estados Unidos (y sus alfiles regionales, que integran el Grupo de Lima, o desde la propia OEA), quienes exigieron que se suspenda las elecciones y llamaron a la abstención y a desconocer el resultado.
En contraposición a la política injerencistas desatada contra Venezuela, el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales señaló por la red social Twitter: “Denunciamos que EEUU y la OEA implementaron un plan para derrotar a Venezuela: Antes de las elecciones realizarán acciones violentas apoyados por los medios de comunicación y después de las elecciones intentarán una invasión militar con FFAA -Fuerza Armada- de países vecinos”.
A pesar que la realización de elecciones presidenciales eran uno de los pedidos más firmes hechos por la oposición, una parte de quienes integraban la Mesa de Unidad Democrática (MUD) decidieron no participar, llamar a la abstención y desconocer los resultados, tras perder gran parte del apoyo popular con el contaban, como consecuencia de las violentas que protagonizaron en 2017 y que causaron más de 100 muertos.
Al ver las grandes dificultades para que la derecha llegase al gobierno por la vía democrática, Estados Unidos y un sector de la derecha local comenzaron una campaña para desconocer los resultados, convocar a la abstención y así deslegitimar lo que parece un claro triunfo del chavismo.
En esa campaña antidemocrática tiene un rol fundamental, el vicepresidente norteamericano, Mike Pence, del senador ultraderechista, Marco Rubio,  y los alfiles de Washington en la región. Entre ellos el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y de los miembros del Grupo de Lima (encabezados por el presidente argentino, Mauricio Macri).
A pesar de toda esa presión, Venezuela ejercerá su derecho a elegir y la fiesta de la democracia no podrá ser empañada por las presiones externas ni por los esbirros locales.
Fuente:Contexto

CHILE.

20 de mayo de 2018 
Por primera vez en Chile procesan a represores por arrojar personas vivas al mar 
Confirman que hubo vuelos de la muerte
 El testimonio clave para el procesamiento fue el del suboficial Juan Guillermo Orellana Bustamante, mecánico tripulante del helicóptero militar H225 Puma, que despegó una mañana de los primeros días de octubre de 1973.
Krassnoff, condenado a más de 400 años, fue acusado de tirar personas vivas al mar. 
La Justicia chilena procesó por primera vez a militares por haber arrojado a personas vivas al mar durante la dictadura militar de Augusto Pinochet. “El ministro Jaime Arancibia de la Corte de Apelaciones de Valparaíso ha logrado un procesamiento que nos parece histórico”, declaró ayer a PáginaI12 Magdalena Garcés, abogada de Londres 38, un ex centro de detención y exterminio, ahora espacio de la memoria y organismo de derechos humanos que actúa como querellante de la causa.
El juez Jaime Arancibia Pinto dictó el procesamiento contra Miguel Krassnoff Martchenko, Richter Nuche Sepúlveda, Emilio de la Mahotiere y Carlos Mardones Díaz, por asociación ilícita y secuestro calificado de los detenidos desaparecidos Ceferino Santis Quijada, Luis Norambuena Fernandois y Gustavo Farías Vargas. El procesamiento ocurrió el 9 de mayo pero se dio a conocer este fin de semana en medios chilenos.
El testimonio clave para el procesamiento fue el del suboficial Juan Guillermo Orellana Bustamante, mecánico tripulante del helicóptero militar H225 “Puma” que despegó una mañana de los primeros días de octubre de 1973 y desde el que se arrojó vivos al mar a Quijada, Fernandois y Vargas. Orellana Bustamente dio detalles precisos no sólo de las personas que estaban detenidas desaparecidas, sino también de los otros tripulantes del helicóptero y de la fecha en la que fue llevado a cabo el vuelo de la muerte. Otro mecánico tripulante del helicóptero con que se encontró el “Puma” al aterrizar luego de la operación en el club de golf en Rocas de Santo Domingo confirmó el testimonio de Orellana Bustamante. Toda esta información fue comparada con los datos que se tenían sobre las fechas en que habían sido detenidos y, por ello, se pudo procesar a los militares.
 Hasta que se conoció el testimonio de Orellana Bustamante los casos anteriores de vuelos de la muerte no habían podido prosperar porque los testigos, también mecánicos  tripulantes de los helicópteros, no eran capaces de identificar a las víctimas que eran arrojadas al mar, ya que en muchos casos estaban envueltas en sacos y estaban inmóviles (adormecidos o muertos). Entonces, al no haber cuerpo y no poder identificar a las víctimas, no había enjuiciamiento posible .El viernes 18 la defensa de los dos procesados que se encuentran en prisión preventiva apeló para que puedan continuar el proceso en libertad. Se le otorgó a uno de ellos, Mardones Díaz, alegando que a sus 91 años se encontraba en muy mala salud y que había tenido un accidente cardiovascular. De la Mahotiere y Krassnoff ya se encuentran cumpliendo condenas por otros crímenes cometidos durante la dictadura. Según el testimonio de Orellana Bustamante, levantado por el medio digital chileno El Dínamo, fue Krassnoff –quien suma más de 400 años de condena por crímenes de lesa humanidad– quien arrojó al mar a los detenidos desaparecidos aún con vida. “Este sujeto joven le puso resistencia, pero este capitán igual lo tomó de las axilas, lo giró hacia la puerta y lo lanzó al mar. Aquí hay un detalle: el capitán, al empujar hacia abajo, el sujeto apoya los pies en el carenaje del tren de aterrizaje, se produce una lucha, o sea un forcejeo y, visto esto, lo vuelve a tirar de las axilas, lo despega del tren de aterrizaje y ahí lo lanza hacia el mar”, relató el suboficial retirado sobre una de las víctimas. “Por estos testimonios, los querellantes buscan que se procese también los militares por homicidio calificado,” señaló Garcés. “Con este caso seguimos avanzando pero queda mucho por hacer, sobre todo en lo que se refiere a la estructura de mando de la dictadura.” 
El único antecedente de oficiales del ejército condenados por haber arrojado al mar a detenidos desaparecidos fue en el caso de Marta Ugarte.  El 12 de septiembre de 1976, un pescador encontró en la playa Las Ballenas, en Los Molles, a 182 kilómetros de Santiago, el cuerpo de Marta Ugarte, de 42 años, militante del partido comunista y detenida por la DINA. Su cuerpo terminó en la playa. Tenía casi todos los huesos rotos, la piel quemada y le faltaba un pedazo de lengua. La prensa dijo que había sido un crimen pasional. 
Informe: Bianca Di Santi. 
Fuente:Pagina12

OPINIÓN.

El año verde 
Por Horacio Verbitsky
Los millennials asisten a la muerte del peso

Como en la agonía del menemismo y de la Primera Alianza, dos bandos tironean de los despojos del gobierno de Cambiemos. Unos presionan para acelerar la devaluación de la moneda nacional y otros prefieren que pase a mejor vida y sea reemplazada por el dólar de los Estados Unidos. En medio de esta disputa que modelará el futuro, el gobierno asegura los últimos negocios con sus socios buitres, gana tiempo e intenta repartir los costos, mientras repite consignas tranquilizadoras que a esta altura sólo siembran más inquietud. El analista más lúcido de la derecha argentina felicitó al presidente Maurizio Macrì por asumir que su gobierno atraviesa una crisis grave, pero consideró un error el dar por terminado el último episodio. La tasa internacional seguirá subiendo y la devaluación del 20 por ciento se trasladará a precios, “sobre todo en alimentos. En pocos días viene el peor momento de precios”, dijo Rosendo Fraga. No lo explicó, pero es sabido: la mayor inflación renovará las presiones contra el peso. Cada ciclo se repite sobre un cuerpo social más golpeado y enfurecido.

Rosendo Fraga. Lo peor está por venir

En esta misma edición (Los putos amos de BlackRock), el periodista francés Jordan Pouille, de MediaPart, describe el poder absoluto que ejerce sobre los gobiernos más poderosos del mundo ese fondo que gestiona inversiones por más de 6 billones de dólares y posee acciones en las empresas más importantes de Estados Unidos y Europa. También abunda sobre su rol para rescatar empresas y países en dificultades, las ganancias que realiza gracias a la información privilegiada que maneja y las condiciones que impone a empresas, gobiernos y organismos internacionales como el FMI. Si BlackRock puso el pie en la Argentina es porque lo que sucede aquí no es una turbulencia pasajera, según la ligera parla del presidente y sus repetidores, sino una crisis terminal, de la que habla en esta edición Alejandro Vanoli, el presidente del Banco Central desplazado para hacerle lugar a Federico Sturzenegger. La próxima escala de esta muerte anunciada es el 19 de junio. Entretanto, quien puso dólares y sabe en qué momento salir, picotea las últimas gemas antes de salir con más dólares, como explica Ricardo Aronskind. Con un ejemplo del ajedrez, Sebastián Soler explica que en este tablero no hay jugada ganadora y que la catástrofe sigue a la vuelta de la esquina.
El llamado a un Gran Acuerdo Nacional para el Ajuste (GANA) no tiene destino. Nadie ganaría con él ni está dispuesto a compartir las consecuencias de una política decidida en soledad y con jactancia por una administración cuya incompetencia fue ostensible desde el día en que Macrì dijo que controlar la inflación era muy fácil y que por su sola presencia nos taparían las inversiones, bien al estilo del vasco Baigorri Velar y su máquina de hacer llover o del ex senador que sueña con una condena al éxito. El ex presidente de Boca tiene así asegurado un lugar en la galería nacional de chantas y vendedores de humo. Sus videos presuntuosos con lengua de madera alimentarán los programas de humor durante mucho tiempo.

Lo único que le queda es diluir alguna responsabilidad. En primer lugar dentro de las propias filas, donde son readmitidos los réprobos. Luego con sus aliados, que por primera vez reciben un trato cordial. Y por último con algunos opositores, hasta ahora intimidados con la promesa de carpetazos sobre sus propios actos y los de algún hijo que administró fortunas ajenas. Como es ostensible, ni Emilio Monzó, ni el nieto de Rogelio Frigerio, ni los radicales Ernesto Sánz, Gerardo Morales, Alfredo Cornejo y Mario Negri, ni el Cívico Libertador Fernando Sánchez serán consultados a la hora de tomar las decisiones de política económica, pero sus fotos en el césped de Olivos son intentos publicitarios de suscitar esa ilusión. Distinto es el caso del precandidato presidencial del Peornismo Anti K (PAK), Miguel Pichetto, quien conoce su lugar y no pretende que lo consulten sobre las medidas, sino apenas enterarse antes y que le permitan recomendar el mejor método para que no se traben en el Congreso, de cuyo inventario será dado de baja en 2019. Todo esto tiene consecuencias político-electorales. El año pasado, cuando comenzó a especularse con la posibilidad de que María Eugenia Vidal postulara su candidatura presidencial si los números de Macrì no eran óptimos, tanto la gobernadora bonaerense como el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, anunciaron que buscarían su reelección y que no habría otro candidato presidencial que Macrì. Si entonces su apuro respondió a la comprensión que tienen del temperamento rencoroso y vengativo del presidente, ahora se potencia otro argumento. O Cambiemos consigue detener el desplome de Macrì o al hundirse arrastrará a toda la Alianza. Las divisiones de la oposición, que el gobierno fomenta con paciencia, sólo bastarían en una situación de relativa normalidad, no ante un colapso como los que padecieron Alfonsín, De la Rúa y el senador Duhalde cuando estuvo por unos meses a cargo del Poder Ejecutivo.

Devaluacionistas y dolarizadores

El denominado gradualismo es en realidad la imposibilidad de llevar adelante el plan propuesto, debido a la fuerte resistencia social y la consecuente vacilación oficial entre devaluacionistas y dolarizadores. No es un dato menor que Sturzenegger sea el autor de varios trabajos teóricos, incluso un libro en colaboración con Eduardo Levy Yeyati, recomendando la dolarización como salida a la crisis de fin de siglo. Domingo Cavallo acaba de recordarle un párrafo que Sturzenegger escribió en 1990, en el que proponía que la Argentina abandonara su moneda. Ya entonces, antes de la convertibilidad, Sturzenegger sostenía que el público “ya tiene una alta proporción de sus disponibilidades transaccionales en dólares: el dinero local sirve sólo para transacciones menores. En el sistema bancario la dolarización avanza porque es la única forma plausible y segura de tener intermediación dentro del país (on shore)”.

Sturzenegger por Barcelona
Sturzenegger por Barcelona

El ahora banquero central, que escribió esas líneas en colaboración con Rudy Dornbusch (el macroeconomista alemán que en 2002 sostuvo que la Argentina sólo era viable si el FMI le imponía un gobierno formado por ex ministros de Economía de los países centrales) postuló que “el paso decisivo sería prohibir cualquier emisión adicional de moneda doméstica, lo que permitiría que el stock existente de moneda local sirva para las necesidades transaccionales. Todo el sistema bancario debería funcionar basado en el dólar”. Consideraban razonable que la Argentina, “con 20 años de inestabilidad extrema, pueda tener un futuro más brillante sin una moneda nacional. Esta puede ser la estrategia de menor costo para superar expectativas muy arraigadas”. Creía que “la distancia a una dolarización completa es mucho más corta que a una moneda nacional sana”. Durante el menemismo, por imposición de Estados Unidos, la Argentina destruyó las instalaciones donde se desarrollaba la tecnología misilística de punta dirigida a agregar valor a los productos exportables. En el paso de farsa que corresponde a toda repetición, Macrì podría dinamitar la Casa de Moneda, que el kirchnerismo modernizó para que los billetes no debieran importarse de Chile y Brasil.
Esa pugna entre dolarizadores y devaluacionistas se corporizó el 28 de diciembre, cuando el jefe de gabinete Marcos Peña Braun casi saca de la mesa de un codazo a Sturzenegger.

A los codazos
A los codazos

En ambas hipótesis, el golpe se descarga sobre el salario y los ingresos fijos de la previsión social, pero en la segunda no hay regreso posible, como lo muestra el caso de Ecuador, que siguió ese camino y no pudo desandarlo ni siquiera durante la década de gobierno populista de Rafael Correa. La dolarización es un lecho de Procusto, en el que sólo se puede cortar lo que sobra.
Pero 153 días después de aquella conferencia de prensa Macrì reivindicó al paradojal regulador monetario, cuyo ideal es desprenderse de esa autoridad para que la Reserva Federal de Washington asuma esas funciones. En esa clave es más comprensible el modo en que fue desmontando todas las regulaciones que protegían al territorio patrio del vendaval financiero que hoy lo azota.
La economista cubana Carmen Reinhart, quien junto con Kenneth Rogoff publicó una ambiciosa investigación sobre ocho siglos de defaults en el mundo, alaba la decisión de Macrì de recurrir al FMI como señal hacia “los mercados”, pero sostiene que a mediano plazo hay un problema interno y otro externo. El interno le parece crónico: los salarios de los empleados públicos. Si no los disminuyen “será muy difícil romper las altas expectativas de inflación”. El externo es el déficit del 5% de la cuenta corriente. “No creo que les financien ese 5%. Y es difícil ver como toda esta turbulencia, incluso con un desenlace favorable, no lleve a una recesión. Es inminente y será seria”. Los analistas aborígenes exprimen su imaginación para edulcorar estos duros hechos que Macrì generó. A la inflación que advierte Fraga, se suma la recesión que prevé Reinhart. Que nadie diga que no le avisaron.

Rogoff y Reinhart: La recesión es inminente y será seria
Rogoff y Reinhart: La recesión es inminente y será seria

Del simulacro a la realidad

La convertibilidad fue un simulacro de dolarización. La devaluación de 2002 terminó con esa ilusión, irrumpió como un torrente de agua sobre un terreno reseco por cuatro años de recesión y arrasó con todo lo que encontró en el camino, produciendo los mayores niveles de desocupación y de pobreza conocidos. Pero tres años después la economía se había reactivado, los niveles de empleo y remuneraciones recuperado su nivel y la pugna distributiva agudizado. La dolarización puede traer cierto alivio psicológico antiinflacionario al estilo de lo que ocurrió con la convertibilidad, como explica en otra nota de esta edición Roberto Feletti. Pero su efecto depresivo sobre la producción y el trabajo son permanentes y de improbable reversión.
En la dolarización, no es posible expandir el mercado con autonomía de los dólares que genere el sector externo. Esa relación pasa a ser rígida e inmodificable. En la actual economía bimonetaria, una relativa solvencia externa permite incentivar la actividad real por medio de la política monetaria y fiscal en pesos. Esto es así por la abundancia de recursos naturales y humanos que tiene la Argentina, que frente al cepo de los medios de pago que impuso el final de la Convertibilidad permitió el desarrollo de las cuasi-monedas provinciales, un lujo que no pudo darse Grecia.
Los chisporroteos del gabinete con la UIA no son casuales. Todos los industriales son opositores naturales a la dolarización que atrae al gobierno, tanto los ligados al mercado interno como quienes ganan con la devaluación licuando costos internos, tarifas y salarios, respecto del precio en dólares que obtienen exportando sus productos, es decir los triunfadores de 2002. De ahí los intentos de practicar reanimación cardiorrespiratoria al cuerpo político inerme de Sergio T.C. Massa (T por Techint, C por Clarín). No es por casualidad que el heredero de Arcor, Luis Pagani, haya dicho que el gobierno no tiene plan económico.

Pagani, un gobierno sin plan económico
Pagani, un gobierno sin plan económico

En cambio la dolarización es el sueño eterno de los grupos empresarios que actúan en el mercado de bienes no exportables ni sometidos a la competencia internacional: prestadoras de servicios públicos, luz, gas y transporte, finanzas y seguros, las grandes cadenas de comercialización de bienes y todos los intermediarios o efectores de servicios en general que pueden fijar precios en dólares en el mercado interno. Esa es la base social predominante del macrismo y sus CEOs.
La dolarización saldaría una puja histórica que se remonta a la primera presidencia de Juan Perón. De un lado, los proyectos populares industrialistas y mercado-internistas (con acuerdo tácito o resignación del sector agropecuario cuando la renta primaria es elevada gracias a los altos precios internacionales, como ocurrió durante los primeros años de Kirchner y amaga con repetirse en los últimos de Macrì). Del otro lado los sectores más extranjerizados y asentados en un mercado interno de consumo estrecho, pero suficientemente grande para obtener escala. Su oferta productiva y política es tan escuálida como lo fue la mesa chica de Cambiemos, ya que ni siquiera logran incorporar al sector agropecuario, que una vez proscripta la herramienta devaluatoria ve en riesgo la propiedad de la tierra, por reducción de la renta y ampliación de la extensión de la unidad de producción rentable. La discusión de los ruralistas con Elisa Carrió lo explicita.

Carrio discute con las patronales agropecuarias
Carrio discute con las patronales agropecuarias

La Europa del Euro tuvo en sus inicios alto consenso en la población de las economías más débiles, que se sintieron ingresando al Primer Mundo. Pasaporte y moneda únicos los convertían en ciudadanos de una Europa en expansión y moderna en igualdad de condiciones, con Alemania financiando la ilusión. Después de la crisis de 2008 la realidad hizo que crecieran los partidos nacionalistas de ultraderecha y el anhelo del regreso a las monedas nacionales. Ante una crisis aguda (cosa muy probable en la Argentina), el deterioro de la calidad de vida y el recuerdo de eventos reiterados cada década pueden impulsar al sector de ingresos medios a convalidar la dolarización.
Para saber si es factible, y a qué precio, hay que seguir la relación entre las reservas y la oferta monetaria, con y sin LEBACs. Si se consideran las reservas oficiales del Banco Central al 15 de mayo, de  52.727 millones de dólares, dolarizar la oferta monetaria de un billón de pesos (con exactitud  $1.058.421 millones) daría un dólar convertible de 20,1 pesos actuales. Si se sumara el otro billón largo de LEBACs ($1.113.948 millones) llegaría a 41,2 pesos por dólar. Pero si en vez de las reservas nominales se tomaran en cuenta las disponibles para enfrentar una posible corrida (es decir los 23.268 millones de dólares que quedan si se descuentan los encajes de ahorristas, reservas en oro, títulos públicos u otro tipo de acuerdos con organismos multilaterales o Bancos Centrales de otros países), el dólar convertible sería de 45,5 pesos actuales considerando sólo la base monetaria y de 93,4 pesos si se incluyeran las LEBACs. Una pesadilla para trabajadores, jubilados, industriales y economías regionales.

Los números de la dolarizaciòn
Los números de la dolarización. Fuente: Área de Economía y Tecnología de FLACSO

Para ajustar esas magnitudes, el paso inicial sería siempre una devaluación, con la que descenderían salarios y jubilaciones, y un financiamiento externo como el que La Calamidad está negociando con su amiga francesa. A mediano plazo esa relación de precios/ingresos queda congelada ya que para modificarla es necesario contar con dólares disponibles, que desaparecen las políticas monetaria y fiscal. Durante los gobiernos kirchneristas, el desendeudamiento redundó en la autonomía presupuestaria, porque el Estado debía conseguir menos divisas y las retenciones proveyeron dólares genuinos para enfrentar los egresos en la misma moneda por servicios financieros (que se redujeron junto con la deuda, al revés que ahora). Esto alivió el presupuesto en pesos y permitió expandir el gasto público y estimular la demanda con emisión monetaria, el pecado original para el neoliberalismo. Todas las críticas al extractivismo son válidas. Lo que no podrá decirse es que Kirchner no usó con sagacidad los ingresos que produjo. Mientras la restricción externa no se activó, la Casa de Moneda emuló a la maquinita con que Obama salió de la crisis mundial con que asumió, en 2009.

Cuentos de velorio

Durante el velorio de una señora que padecía Alzheimer, sus hijs contaron el último intento de conexión con la madre, para lo cual le contaron su propia vida.  Le dijeron cómo se llamaba, y la mujer asintió sin palabras ni emociones: “Ajá”, murmuró. Le contaron con quien se había casado. “Ajá”. Que tuvo dos hijos, y se presentaron, con sus nombres, una mujer y un varón. “Ajá”. Le recordaron que había sido afiliada a un sindicato. “Ajá”. Que era peronista.
—¡Por supuesto! — respondió con energía.
En 1975, Carlos Costa era propietario de uno de los tantos corralones de materiales de Santa Cruz. Cuando Celestino Rodrigo anunció una devaluación del 160 por ciento, Costa cerró el corralón por arqueo y balance. Cuando los reabrió, un mes después era un hombre rico. Su hijo Eduardo es uno de los empresarios más poderosos de la Patagonia, lo que le permitió iniciar una carrera política. Hoy es senador por la UCR.
Estas dos anécdotas reales marcan los límites que enfrenta el plan de ajuste que el gobierno nacional intenta imponer, ahora con la tutoría del FMI. Uno es el peronismo. A pesar del ostensible deterioro político, intelectual y moral de buena parte de su dirigencia que, muy al estilo del PRI mexicano, no concibe peor espanto que quedar al margen del presupuesto de algún nivel estatal, conserva en sus bases un ADN popular reacio a la conformidad con políticas que contradicen su sentido histórico plebeyo y revoltoso. El otro límite es la memoria del Rodrigazo, donde por cada Carlos Costa enriquecido hubo centenares o miles de personas que lo perdieron todo o, al menos, que padecieron un brusco descenso de su nivel de vida, con todo lo que eso implica como proyecto futuro. Nadie que aspire a cabalgar el tigre, ya sea desde el gobierno, las empresas o los organismos internacionales, puede ignorar estos dos aspectos sin riesgo de salir maltrecho.
El 13 de mayo, el columnista del diario La Nación Fernando Laborda encomió la reforma laboral brasileña y la actitud de los trabajadores inmigrantes, cuya tasa de informalidad asciende al 52,9%. Pero opinó que la diferencia con “no pocos trabajadores argentinos que no pueden insertarse en el mercado laboral” sería “su mayor flexibilidad y disposición a trabajar durante jornadas más largas”. Luego de detallar la reforma brasileña alabada por el FMI (prevalencia de los acuerdos individuales por sobre los convenios colectivos; falta de obligaciones del empleador con el denominado trabajador autónomo exclusivo; jornada laboral de hasta 12 horas; reducción del 30% en el costo de las indemnizaciones por despido; imposibilidad de iniciar una demanda laboral gratuita para quienes ganan más de 14.300 pesos argentinos) este apologista de la sumisión afirma que las reformas brasileñas son “horribles para la cultura proteccionista del trabajador que reina en la Argentina”. Por ello no figuran en los planes del gobierno de Macri y es probable que tampoco sean exigidas por el FMI, porque entiende que “si hasta ahora no se ha podido avanzar mínimamente en el Congreso con un modesto proyecto cuyos pilares son un blanqueo laboral y un nuevo sistema nacional de formación laboral continua, sería casi imposible pensar en modalidades de contratación más flexibles o en costos de despido mucho más acotados”. Sin embargo, el último informe del Fondo sobre la Argentina aconseja:
“Disminuir el nivel de indemnizaciones y simplificar los procedimientos colectivos de despido”
“Facilitar el uso de contratos temporales (incluidos los aprendizajes) y los contratos de trabajo a tiempo parcial”.
“Limitar la extensión de la cobertura de los convenios colectivos más allá de los signatarios directos”.
“El Salario Mínimo deberá indexarse de acuerdo a la inflación”
En octubre el gobierno nacional obtuvo un resultado aceptable en las elecciones de medio término (si bien apenas por encima del 38 por ciento de 1973 contra Perón, el peor registro histórico del antiperonismo). Pero en diciembre cosechó un repudio multitudinario y activo ante la reforma previsional (cuyo efecto ya se vió en el primer ajuste posterior: 18,1 por ciento en el periodo julio 2017-marzo 2018, contra una inflación del 18,4 por ciento, mientras con la fórmula vigente hasta diciembre, la movilidad entre marzo y septiembre de este año ascendería a 29,6 por ciento). La noche del 18 de diciembre se produjo el primer cacerolazo contra la actual gestión, que a partir de allí no dio pie con bola.
El jueves 17, más de 25.000 personas se movilizaron hasta Plaza de Mayo en una Marcha de Antorchas convocada por la Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU) en unidad con los otros sindicatos docentes ─FAGDUT, CTERA, SADOP y Conadu H─, agrupaciones y federaciones estudiantiles y de científicos, y movimientos sociales, políticos y de derechos humanos para reclamar por el derecho a la educación superior y hacer frente al ajuste del gobierno. El miércoles 23 llegará a la Plaza de Mayo la segunda Marcha Federal Educativa, en distintas columnas desde todo el país, como explica en esta edición la secretaria general de CTERA, Sonia Alesso. El viernes 25 de mayo habrá una nueva manifestación de esa actitud con la convocatoria de las dos CTA, la Corriente Federal y los Camioneros de la CGT, a cantar el himno en el Obelisco porque “La Patria está en peligro”. Durante las reuniones preparatorias, los organizadores también acordaron postular como nueva conducción de la CGT al bancario Sergio Palazzo y al camionero Pablo Moyano y Hugo Yasky anunció que en tal caso (sólo faltaría definir el orden de la fórmula) la CTA se reintegraría a la Confederación de la que se alejó a poco de comenzar el gobierno de Menem.

Reproductor de vídeo
00:00
00:47

En 1989, cuando dispuso que su redactor Juan Yofre siguiera las 24 horas del día la campaña electoral de Menem, el director de Ámbito Financiero, Julio Ramos, escribió que sólo el peronismo estaba en condiciones de aplicar el programa de ajuste que él le presentó al candidato, porque cualquier otro no resistiría la reacción popular.


Fuente:ElCohetealaLuna